domingo, 9 de enero de 2011

Sherlock Serie de la BBC en HD


Sherlock

Serie inglesa BBC en HD

Me reconozco fanático del personaje, por lo que, como advertí cuando subí mi crítica del largometraje de Guy Ritchie, sii está bien hecho, no hay nada que me transporte más a mi adolescencia que una mirada sobre cualquier cosa que huela a Sherlock Holmes.

De paso recomiendo, para los que se quieren iniciar en la lectura de la obra de Sir Arthur Connan Doyle, los cuatro tomos de reciente aparición con sus obras completas, de editorial Diada y accesibles de precio.

Pero vamos a la serie. Excelente. Magnética. Brillantemente filmada. Artísticamente fotografiada. Actuada como solo los actores ingleses pueden actuar, la serie de la BBC High Definition Sherlock nos reencuentra con el mejor detective de todos en la ciudad en la que se mueve como nadie y en nuestros días.

Gran idea, tantas veces intentada de manera tan absurda, la de traer a Holmes y a John Watson a la Londres del 2010.

Las historias (hasta hoy 3 capítulos) son de una duración extraña para la TV, duran una hora y media son cortes, y tienen todo lo que el manual de Connan Doyle exige más lo necesario para situar al personaje en nuestros días.

Es un Sherlock que usa la tecnología, como lo hace en los libros, y se ayuda con ella para resolver las intrigas.

Está Lestrade, están los enemigos, están los misterios, la casera, la casa de la calle Baker 221B y los taxis y los diarios y la ciudad magníficamente retratada.

Un placer ver los capítulos.

El arranque de la serie es en sepia, con imágenes cortas y vertiginosas, con una música con olor a Dos tipos audaces, el Big Ben el puente del Milenio y la rueda, con los colectivos de dos pisos, recortan a una Londres Moderna, pero que conserva esos mismos rincones por los que el personaje caminaba en la era victoriana.

El actor, Benedict Cumberbatch, es un espigado joven actor, dueño de una voz maravillosa, ojos de scanner y picardía en la mirada. John Watson, encarnado por Martin Freeman, es doctor, y es soldado, recién llegado de Afghanistán.

Este Holmes usa el Blackberry para fotografiar la escena del crimen, googlea datos, usa sus sofisticados aparatos para descifrar misterios químicos y es tan soberbio, arrogante e insoportable como el de los libros.

La magia es que hace todo lo que hacía su hermano mayor, el literario, en nuestros días, y narrado de manera magistral.

En estos días de series interminables, con fanáticos alrededor del mundo, haber concebido esta idea para arrimar al héroe a las nuevas generaciones es un acierto.

Ojalá se sostenga con espectadores.

Pasa algo curioso con las series, uno tiene en la cabeza la producción norteamericana, producto de que llega a nosotros por las mismas cadenas de la emisión original en nuestros cables locales, pero no tenemos idea la la producción británica por ejemplo.

Muchas veces inspiradora de la gringa, hace unas semanas tuve la chance de pararme frente a un exhibidor en Barnes & Noble que decía, British Series, y me caí de espaldas al ver la cantidad de títulos. Comedias, misterio, historia, hay de todo.

Hay que seguir la producción británica.

No en vano mis actores preferidos son de las islas.

Si pueden busquen Sherlock, se pueden ver los capítulos online en CUEVANA.

Es un placer.

1 comentario:

  1. Acabo de ver el 1:1. Es tremenda. Hay que estar muy atento, aún entendiendo algo de ingles. Vertiginosa y arrolladora. Gracias por avisarme.

    ResponderEliminar