jueves, 2 de septiembre de 2010

Salt


Salt

De nuevo una con rusos malos!!

Confieso que estaba un poco harto de los Afganos y los malos de turbante: los rusos son tan malos que son entrañables.

Y referencias a la guerra fría!! Eso es nuestra infancia. Aguante CIPOL.

Salt tiene un libro bastante bien armadito, aunque está todo el tiempo presente eso de los estereotipos y las cosas que aparentan ser una cosa y terminan siendo otras.

Pero la película es sumamente entretenida, la primera hora se va con una velocidad nada habitual por estos días con las de acción.

Es que Salt es nada más que eso, una de acción.

La novedad, mirada a la distancia de esas de los Sábados por canal 11, es que no hay Roger Moore ni Robert Wagner, está Angelina Jolie. Y alcanza.

Está hecha de madera de estrella y es la única mina, creo no equivocarme, capaz de darle vida a personajes pensados para hombres.

Personajes astutos, ladinos, capaces de la agresividad más dura y la mirada más tierna.

Es cierto que hay algún dejo de Lara Croft en sus movimientos, en sus coreografías, pero las hace muy bien y uno pasa por alto que ya las vió.

Hasta se dan el lujo de no desnudarla! Y eso es mucho decir. Prefieren que la veamos a los tiros y haciendo piruetas arriba de camiones que andan a 100 kilómetros por hora en la autopista.

No es la mejor película de espías. No tiene las mejores persecuciones de autos (en eso Ronin sigue siendo la mejor) pero tiene algo que la hace llevadera, sutilmente fresca y atrapante.

Sigamos viendo a la señora Pitt en acción. Es un placer.

Un detalle nada menor. Aunque uno no sabe de dónde puede salir un nuevo topo, lo bueno de estas películas de formato antiguo es que todo el tiempo sabemos quiénes son los buenos y quiénes son los malos. Solo nos queda por averiguar qué cosas son capaces de hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario