viernes, 4 de noviembre de 2016

Billions

Billions

El bien, el mal, los poderosos, una mujer y un ajedrez perfecto y preciso. Buena inversión









Es que Billi
ons, apuesta de contenido de Showtime, es tan poderosa en su construcción, tan precisa y verosímil y a la vez tan sorpresiva, que en los 10 capítulos de su primera temporada no solo gusta, sino que deja esas ganas de seguir mirando tan movilizante.

Damian Lewis (lo vimos hace poco en Out kind of traitor) es Bobby Axelrod, un billionario jóven, impetuoso, inescrupuloso, agresivo, brillante. Y a la vez un padre de familia ejemplar, buen esposo, amigo y filántropo de primer orden. Hecho de muy abajo.

Paul Giamatti será Chuck Rhodes, un fiscal de distrito sur de Nueva York, ambicioso, criado en cuna de oro y haciendo curso de honores para coronar su vida como senador o ministro.

Y entre ellos, Wendy Rhodes, psicóloga esposa del fiscal, que trabaja full time para arreglar las cabezas de esos brokers agresivos y despiadados, que ganan fortunas y viven sus vidas de manera vertiginosa.

Son poder, puro poder. Poder económico, poder político, poder absoluto.

Son también egos enormes, personajes que valen su peso, capaces de generar amores y odios, capaces de modificar vidas de varias personas con sus decisiones.

Entre ellos hay una tensión, y el fiscal, al conocer datos (no pruebas todavía) de que en varias compras hostiles que generaron ganancias enormes, la base de las decisiones fueron informaciones malhabidas de adentro de las compañías involucradas, emprenderá una cacería para ponerlo bajo arresto. 

Esa cacería, ese juego perverso de gato y ratón, en el que los roles van cambiando todo el tiempo, es la base de esta poderosa serie de 10 capítulos.

Vamos a aprender a conocerlos, a saber sus costados buenos y virtuosos, sus emociones, sus motivaciones, y sus traiciones.

Todo se complicará en la medida que vayan subiendo la apuesta, uno para encarcelar al otro y en el medio, todo tipo de juegos, mentales y de los otros.

Todo es sutil, pero a la vez es despiadado.

Y el complemento ideal es Wendy, que con su rol adentro de la organización que persigue su marido, estará todo el tiempo debtatiéndose entre su deber ético como profesional y su matrimonio.

Es muy buena la serie, que no decae nunca, y plantea en cada capítulo una encrucijada nueva, recreando situaciones de gran veracidad y filmada con un ritmo increíble.

Las actuaciones, las de los protagonistas y las del elenco, están bien a la altura del relato, y la banda de sonido, en especial el tema de cierre de cada capítulo, son de lo mejor.

Una buena, muy buena combinación, que espero se plasme en otra temporada, que entiendo que están en producción, ya que el final de esta en el capítulo 10, plantea un final abierto.

Vale la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario