jueves, 20 de noviembre de 2014

Interstellar

Interestelar


Fui curioso a ver esta nueva aventura de Nolan. Por el marco (la vi en el IMAX del Navy Pier de Chicago) por la campaña que la precedía, por los actores (sobre todo por Michael Caine) por la espectacularidad y la desolación celestial de algunas imágenes previas que había pispeado, pero solo fue eso, curiosidad.
No hay nada en la película que haya valido la pena los 9 dólares de la entrada. Absolutamente nada. Nolan vuelve a la carga con sus devaneos de idas y vueltas en el tiempo (una obsesión a esta altura de su carrera) y si Memento auguraba una carrera prometedora, salvo su intervención en Batman (que mejoró la serie de manera notable, pero como dice mi amigo Gustavo Coppola, se topó con guiones que solo requerían ser filmados) el resto de lo de Nola es, en términos generales tan pretencioso como inexplicable.
Interestelar es una aventura apocalíptica, es una historia de amor subyacente, de padre e hija, es un ensayo de lo que Nolan imagina que es eso que pasa allí arriba, es onírica (como El Origen) pero todo junto resulta un bodrio.
Y es un bodrio de 3 horas!
De todas maneras imagino que la acompañará el público y será un éxito de taquilla, y hasta habrá quién encuentre algo que valga la pena, no fue mi caso.
Ni siquiera la salvó la imponente pantalla, sus efectos, su sonido, nada mejoró lo que estaba viendo.
El mundo de las películas del espacio, en mi entender, tiene a 2001, Apolo 13 y Gravedad como modelo. El resto es polvo…lunar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario