lunes, 10 de agosto de 2015

Fargo (la serie)

FARGO (la serie)



Tomar como base la película de los hermanos Coen (no siempre brillantes) para crear una serie para TV (en este género poderoso que parece abarcarlo todo, las series para TV con formato cine) parecía un desafío monumental.

Qué se podía agregar a esa joyita del absurdo negro que fue la película de los 90? Y sin embargo, el proyecto fue tan bueno, que los propios Coen se sumaron como productores ejecutivos.

Hay hallazgos en esta serie. El primero, poderoso, es el excelente papel que encarna Billy Bob Thornton, nada menos que el asesino despiadado alrededor del cual girarán casi todas las historias salvajes que se cuentan. Lorne Malvo es su creación, un antropólogo del crímen, un conocedor de las miseria humanas que goza haciendo que la gente saque lo peor de sí misma en contra de otros. Compone un arquetipo sensacional, frío, calmo, brutal.

El cast es muy bueno, incluye como jefe de la policía local al Saúl de Breaking Bad, Bob Odenkirk y a Martin Freeman el ascendente actor inglés que entre otros éxitos recientes, es el Dr Watson de una de las mejores adaptaciones de Sherlock Holmes para la pantalla.

Lo bueno de Fargo serie es que toma el aire, el ambiente, las sensaciones que todos teníamos en algún lugar de nuestra memoria emotiva acerca de la película, y las pone en  juego de nuevo con otros personajes y otras historias, aunque ligadas por un aire familiar sugestivo y potente.

Y lo hacen funcionar de maravillas.

Freeman es un tipo gris, al que todos están habilitados para cargar de manera despiadada, nada en su vida ha sido sobresaliente, y la medianía es lo suyo. Su hermano, su propia esposa, sus amigos del colegio, saben que, cuando se lo cruzan pueden decirle o hacerle lo que quieran.

Hasta que un día, una circunstancia fortuita lo pone en el borde de un arranque de violencia insospechada, y con ese acto, libera a una persona que evidentemente tenía escondida adentro suyo y que es capaz de todo, incluso hasta de matar a sangre fría.

La aparición del personaje de Billy Bob es un gran condimento, ya que creará historias paralelas (de más violencia) que se irán entremezclando con buen ritmo y de manera sutil y silenciosa.

La escenografía es, como en la película, la gran llanura nevada de esos recónditos parajes de los Estados Unidos en los que todos se conocen y los extraños no son bienvenidos. Minesota en este caso.

Dejo para el final el mejor comentario para la actriz que encarna a la joven vicejefa de policía, la única sensata en el relato, se llama Allison Tollman, no ha trabajado mucho, pero es para seguir con atención.

La música es otro gran factor de cohesión narrativa, y los escenarios naturales y su despiadada fuerza climática.

En definitiva, gran experimento que seguro va a ser imitado, aunque será difícil que sea con tanta pericia.

Lo malo, no la dan en Argentina, yo me la vi en viajes.

Vale la pena buscarla.

2 comentarios: