sábado, 4 de agosto de 2012

Jeff who lives at home


Jeff, Who lives at home

Fallida comedia que no termina de cuajar en ninguno de las promesas que, de antemano, uno puede creer que van a estar.

La pareja central actoral, Jason Segel y Ed Helms (son dos de los nuevos exponentes de la nueva comedia norteamericana que yo elogio siempre en este espacio), la pareja de directores, que viene con títulos como Cyrus y Baghead, eran antecedentes suficientes como para esperar algo inteligente, agudo, estúpido en algún punto. Pero nada de esto sucede y la parsimonia de las primeras imágenes, no se despegarán en toda la película.

Una trama simple, no se necesitan grandes cosas para hacer una buena comedia, un dos hermanos más que treintañeros, una madre (impecable Susan Sarandon, cuántos años tiene?) que trabaja, es viuda y ya no conecta con ellos y una familia, para decirlo de alguna manera, algo disfuncional.

Nada funciona entre ellos.

El hijo menor, Jason Segel (The Muppets Show) vive en el sótano de la casa. Tocado por la película Señales, la del indio en la que trabaja Mel Gibson, ve esos símbolos que lo llevan y lo guían en la vida por todos lados.

No sabe adónde lo llevan, pero los sigue. Cuando arranca la película, seguirá todo lo que tiene que ver con el nombre Kevin, un llamado, una publicidad, un camión en la calle que reparte productos de Kevin…algo, todo será igual.

No sabemos qué es lo que viene, pero si hay algo que dice Kevin, allí se subirá sin rumbo.

La madre, Susan, preocupada por ese estancamiento de su hijo que no hace otra cosa que seguir señales, le pide al otro hijo, el hermano mayor (Ed Helms, de Hangover) que lo guíe.

Pero resulta que su hermano tampoco puede guiar nada en la vida.

Se irán sucediendo entonces los pocos caminos que la película ofrece.

Con un desenlace demasiado forzado, en donde veremos cuál es el Kevin que de verdad valía la pena, no ofrece otra cosa que una estructura simple, y tres buenos actores, pero que parecen no disfrutar de sus composiciones.

Nada por aquí, nada por allá, es decididamente aburrida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario