viernes, 29 de marzo de 2013

The amazing Spiderman


El sorprendente Hombre Araña

Sorprende de veras. Después de los años de la dupla insuperable, Sam Mendes y Tobey McGuire, parecía que nadie se le iba a animar a un nuevo comienzo.  Y se animaron, y el resultado, al igual que con Batman después de Tim Burton, es asombroso, como el título de la nueva saga que empieza.
Más tecnología, pero esta vez al servicio de un personaje que se debate entre sus propios fantasmas, con un actor Andrew Garfield, que ya me había deslumbrado en su papel en la versión para el cine de Nunca me abandones, el buen libro del japonés Ishiguro.
Todo encaja en esta versión, que tiene a Sally Field y a Martin Sheen en los papeles de los tíos y al multifacético Rhys Ifans (el de Anonymous) como el Dr Connors, que se convertirá en el villano invitado.
La técnica es asombrosa, los desplazamientos por el aire, las piruetas, una increíble cámara subjetiva, Nueva York como gran escenario y plataforma.
Lo demás lo conocemos, pero no por conocido deja de ser efectivo y esencial en el relato. Historia de amor, una muerte desgarradora o dos, un malo que se convertirá en malísimo, y la historia del héroe eterno y bueno.
Marvel da para rato.

Es un gran entretenimiento, con una vuelta de rosca muy interesante con relación a la profundidad del personaje, para salir de la medianía que ya le había impuesto el carilindo de tobey (insulso como pocos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario