viernes, 2 de mayo de 2014

Frozen ground


Frozen ground

Sería una gran película, porque realmente tiene lo que una película policial tiene que tener, una buena historia, un relato entretenido, una ambientación especial, pero los dos actores principales, para mi gusto, hace tiempo que le quitan brillo a todo lo que encaran.
Y encima están juntos.
No hay manera de creerse esas caras que intenta Nicholas Cage cuando parece que se preocupa por un tema o se conmueve, y lo mismo ocurre con los excesos de John Cusack y su composición de un asesino carnicero.
La historia es buena, si uno supera estos dos pequeños detalles de omnipresencia en pantalla.
Está ambientada en Alaska, lo que la hace atractiva ya que es un mundo que por lo general no exploramos, con sus costumbres alteradas por el frío y sus soledades.
Es una historia real, lo que la hace más interesante y es también una de esas historias que uno mira para sacarse de encima miedos atávicos.
Desapariciones a lo largo de muchos años, que por una circunstancia pueden ser revisadas y reconectadas, hasta dar con el carnicero que después de violar, mata a sus víctimas como si fueran alces o renos, en medio de un bosque desierto y congelado.
Todo lo tenemos a la vista casi desde la primera escena, sabremos quién es quién, qué hace y qué lo motiva a hacerlo, lo que vamos a ir descubriendo en la película, y desde es punto de vista es una buena vuelta de rosca a este relato, es cómo atraparlo. Es decir, está toda la evidencia dando vueltas, pero es insuficiente como para que la justicia la acepte, entonces habrá que buscar la vuelta para lograr una conexión o una confesión.
Esa es la tensión central del filme, y está bastante bien lograda, de no ser por el detalle que comenté al principio, sus dos protagonistas.
Hay una interpretación interesante de una joven actriz que trabajaba para Disney (Highschool Musical) se llama Vanessa Hudgens, y está bastante bien en el papel de una pequeña prostituta que escapa del cazador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario