sábado, 25 de abril de 2015

Horrible Bosses 2

Horrible Bosses 2



Ya hemos hablado en este espacio de lo efectivo, burbujeante, sano, retorcido y verosímil de la nueva comedia norteamericana. Y lo hemos hecho bien. 

Los productos que funcionan, por lo general, vuelven sobre sus pasos y lo intentan de nuevo, y esta no es la excepción. Después del exitazo que fue la primera parte, se vuelven a reunir los actores, cambian de director pero eligen uno de la camada, y se lanzan con otra historia hilarante.

La base estructural será la misma. Los tres que zafaron de milagro de no ir presos de por vida en la primera por lo que habían intentado hacer (eliminar a los salvajes de sus jefes) ahora ponen e un negocio por su cuenta, un negocio de fabricación de unas duchas muy especiales, que será adquirido por una gran cadena de distribución de productos por catálogo, la más grande.

Pero el supuesto buen hombre dueño de la cadena, que quiere que la juventud progrese y fabrique en los Estados Unidos resultará no ser tan bueno hará una movida para quedarse con su negocio.

Ahí arranca la historia, quizá más lineal y más simple que la primera, pero igual de efectiva (o casi) en gags, en situaciones y en giros dl guión.

Está cimentada (es la clave además de la inteligencia en la construcción de los diálogos) en actuaciones que son la columna vertebral de esta nueva camada de comediantes, encabezado por Jason Bateman y Jason Sudiekis, acompañados por Charlie Day. 

Y de alguna manera, el elenco en seguro plano, el que sufrirá a los jóvenes vengadores, es rotativo pero efectivo y estelar, en este caso con la incorporación de Christoph Waltz, Chris Pine y la vuelta de Jennifer Aniston y Jamie Foxx.

En definitiva, un esquema que funciona y que quizá tenga una nueva versión, se la banca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario