martes, 9 de agosto de 2016

Marauders

Marauders

Un Duro de matar ya muerto.



4 Butacas




No tengo claro si es la edad, si estas películas están viejas, pero el efecto de Bruce Willis en la pantalla, sus mohines, sus labios secos buscando humedad, sus ademanes de hombre cansado, ya no comunican lo que antes comunicaban, entonces, cualquier cosa que lo tenga en un rol que no busca tomarse en broma, suena tan poco seria, que pierde algo de sentido.

Un atraco raro a un banco famoso.
Raro por las características, por los detalles, un parecido de lejos a Cien años de perdón, que comentamos hace poco.

Una caja de seguridad con información comprometida, un agente del FBI honradísimo, con el fantasma de su mujer muerta y un caso que se abre como complejo, que involucra al dueño del banco más grande de la ciudad, la policía local y el pasado de varios miembros de la sociedad.

Hasta ahí pinta entretenida, pero todo el desarrollo es simplemente obvio e insoportable.

No hay sorpresas, no hay giros, no hay actuaciones que valgan la pena.

No hay nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario