sábado, 1 de mayo de 2010

El corredor nocturno


Otro buen libro que no logra llegar bien a su otro lenguaje. Pero esta vez no es por falta de pericia del director, malos actores o mala adaptación, todo eso está muy bien en la película, creo que simplemente este libro no creaba una película a su lectura.

La verdad es que se trata de una de esas películas argentinas que tienen ritmo, fotografía, música y actuaciones a la altura de ese cine que quisiéramos ver seguido.

Ojalá esta sea una película más en medio de una catarata de títulos de nuestra industria. Lamentablemente no es así, si bien hay bastantes estrenos en el año, rara vez llegan a ser productos que valgan la pena.

Acá hablamos de una coproducción con España y de una maximización de cuidados, eso está todo bien, en los rubros técnicos la película es sólida, creo que lo que le falta es una historia para contar.

Bien actuada por un trío más que interesante, Sbaraglia en la madurez, Solá componiendo a uno de esos sinistros personajes indispensables en las películas de género misteriosos, irónico, refinado, cruel, despiadado, frío, un papel a su medida, tan desapercibido como fue su estadía en Puerto Madero (me pregunto cuál es la verdad de su huída) y la tercera es Erica Rivas, un encanto de intérprete y una actriz con cada vez más recursos.

Lo que falla, otra vez, es la historia.

El argumento tiene un crescendo interesante en los primeros 40 minutos, cuando no sabemos, cuando nos asustamos, cuando intuimos lo que va a pasar, cuando hacemos conjeturas.

Cuando todas esas cuestiones se van develando, cuando los personajes entran en cajas más o menos estables, la historia se desvanece y pasa a ser un argumento de novela de las 7 de la tarde, desperdiciando talento interpretativo y buenos recursos de dirección.

Hay mucho cuidado de la imagen, mucho cuidado de la música incidental, mucho cuidado de los climas y de la química entre los actores, pero que no alcanzan a sustituir un final débil en cuanto a la historia.

Por otro lado, se maneja todo el tiempo un estereotipo del trabajo en una empresa, que no tiene mucho que ver con la realidad, con lo que todos los que pertenecemos a ese mundo, nos quedamos un poco con la sensación de que se improvisa también en otros aspectos.

De todas maneras, por un montón de razones está por encima de la media nacional

No hay comentarios:

Publicar un comentario