martes, 1 de mayo de 2012

The Dream House


Dream House

Detrás de las paredes en su estreno en Buenos Aires, es una clásica historia de suspenso, con dosis de efectos miedosos, con un trio actoral a la altura y un director (Jim Sheridan, el Irlandés de “Mi pie izquierdo” y “En el nombre del padre” por ejemplo) que sabe contar una historia.

Pero hay algo que impide que la película llene el ojo.

Se trata de la clásica historia en la que nada es lo que parece, del tipo Sexto Sentido, nos descubriremos a nosotros mismos diciendo “viste?” cuando la trama vire hacia la verdad de las cosas.

Pero este desenlace, al darse en el medio de la película, nos deja demasiado tiempo para descubrir el resto de la historia, y es ahí adonde falla.

Tampoco es buena la elección de Daniel Craig como el centro de la historia. No es un buen actor. No hay necesidad de hacerlo dormir con el torso desnudo en invierno. Solo para enrostrarnos su torneado abdomen.

Las dos mujeres están bien. Hace rato que tengo debilidad por Rachel Weisz, me parece una actriz completa, llena de matices y portadora de una cara expresiva como pocas. Y Naomi Watts, que si bien no está actoralmente a la altura de la Weisz, tiene oficio en este tipo de películas, y su cara de preocupación permanente nos pone tensos todo el tiempo.

Un hombre de negocios, que deja su oficina en Nueva York, pone todo adentro de una caja y se va para su casa a dedicarse por fin a escribir su novela, sin interrupciones, sin distracciones, vuelve en tren ese día glorioso y al llegar a su casa en las afueras, en medio de la nieve, descubre que algo está pasando en su casa.

Ese comienzo lo volveremos a ver, ahora desde la óptica de la verdad, hacia el final del film, cuando todo lo que ocurrió esa noche se aclare, y todos vuelvan a vivir felices.

No falta el recurso de mostrarnos al protagonista al final, ya limpito y con su novela en una vidriera que se llama, milagrosamente como la película, Dream House.

Un poco obvia a veces, poco aterradora, es una buena historia contada de una manera clásica. Quizá hubiera sido muy distinta con otra actuación en el papel central. De todas maneras se deja ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario