lunes, 13 de mayo de 2013

The guilt trip


The guilt trip                  


Un buen hijo, una madre judía, un viaje atravesando todo Estados Unidos en un auto pequeño, dos buenos actores, comediantes, pero a la vez tiernos, dóciles, americanísimos, eso es The Guilt Trip, producida y protagonizada por Barbra Streisand y Seth Rogen.
Rogen es el hijo científico, que apostó todo a un invento suyo (un limpiador natural para elhogar), que ahora necesita vender para que retorne la inversión, pero que no le está siendo fácil. Es soltero, y dejó hace rato su Nueva York natal para irse a estudiar a la UCLA.
Streisand es la madre judía, no puede ser otra cosa, que desde que perdió a su marido (cuando su hijo tenía 8 años!) no tuvo otro amor que el incondicional por él.
La distancia, los mundos diferentes en los que viven, hicieron su trabajo, y al no haber frecuencia, al no haber más que llamados y mensajes en el contestador, poco a poco se fueron convirtiendo en extraños entrañables.
Pero Rogen visitará a su mamá para iniciar de este a oeste su viaje de ventas, y en esas horas en la casa materna, en una de sus complejas charlas nocturnas con su madre, ella le cuenta de un viejo amor, antes de conocer a su padre, y ahí comienza a planear un reencuentro, algo para alegrarle la vida a su madre, al descubrir con el relato de ella, que realmente había sido un amor importante.
Ahí arranca la verdadera película, el oficio de los actores, y las situaciones, simples, profundas, divertidas, que irán viviendo en ese viaje de costa a costa.
No es una road movie clásica, no es una comedia de esas que nos dejan todo el tiempo con la risa lista, es una comedia de intimidad y de vínculos, de nada menos que el amor de una madre con su hijo, no respondido, incomprendido, gastado por los años, pero increíble y cercanamente vigente y familiar para todos los que, como yo, tenemos la suerte de tener a nuestra madre cerca.
Es buena. No esperen risotadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario