sábado, 21 de septiembre de 2013

The Girl (para HBO)


The Girl



Otra vez con semanas de diferencia, dos proyectos sobre el mismo personaje, y otra vez Toby Jones metiéndose en la piel del retador, y otra vez, la sorpresa y el buenhumor.
Es que como pasó hace unos años con Capote y Infame, las dos basadas en el mismo tramo histórico de la vida de Truman Capote, su trabajo para llegar a escribir “a sangre fría”, le tocó el turno ahora a Alfred Hitchcock.
En Capote el duelo fue entre Philip Seymour Hoffman, que ganó un Oscar por esa memorable actuación (Toby no le fue en saga) y ahora es el mismo Jones interpretando al genio inglés, en contraposición con la pobre pero muy promocionada e inflada versión de Anthony Hopkins.
A conté la versión de cine, y esta que completo ahora es la que se hizo para HBO, y se puede ver por estos días en Buenos Aires.
Como mencioné, el mismo personaje, el mismo período histórico en su vida, y una mirada muy parecida. El proceso de filmación de “The Birds”, los aspectos creativos, colaborativos, tortuosos de la personalidad de Hitch y su vínculo con sus rubias protagonistas.
La gran diferencia, además de la actuación de Toby Jones, muchísimo mejor, aunque menos creíble desde la máscara y lo físico, muy bien desde lo complejo del personaje, es que en esta versión para televisión se luce la historia, los condimentos de la historia, y no el duelo actoral (que no está al servicio de la película, para mi gusto).
En la versión de Hopkins, como conté, es casi más importante el papel de Alma, la mujer de Hitch, sospechamos que porque es Helen Mirren quién la interpreta.
En la de HBO Alma es solo esa mujer (y no es poco) que después de 39 años de soportarlo, sabe que sin su ayuda en el proceso creativo todo es más complicado y difícil para los estudios, y que deja mansamente que una vez más vuelva a enamorarse de la rubia de turno (habían sido Grace Kelly, Kim Novak antes) a quién torturará psicológicamente durante las dos películas que rueda con el genio.
El hace lo que quiere, todos se rinden ante su genio, aunque tengan que soportar su humor inglés, pero chabacano y obsceno, y tengan que soportar el maltrato y sordidez.
En ese aspecto en esta versión, todo la tensión y el conflicto está planteado en ese vínculo que crea con la modelo sueca, desconocida como actriz en la industria, que era Tipi Hedren (la mamá de Melanie Griffith) bellamente interpretada por Sienna Miller.
Desde el proceso de selección, el trabajo para componer sus personajes junto a Hith, y el acoso paulatino y creciente al que se ve sometida, hace que en ese duelo, en ese vals desenfrenado, gocemos de un buen momento cinematográfico.
Si se quiere, es una película para entendidos. Necesitamos información previa, necesitamos saber la historia del director con sus actrices, su historia de matrimonio eterno con Alma, sus comienzos en Inglaterra y su mudanza a Estados Unidos, para entender del todo una trama lineal y carente de efectos y ribetes comerciales.
Con estas aclaraciones, la película hace justicia con lo que sabemos, avanza de manera nada sugerida con algunas escenas de acoso explícito, confesiones relacionadas con su vida sexual y sus complejos, que quizá le den un toque excesivo al relato, innecesario, y hasta puedan atentar contra la verosimilitud del conjunto, pero no desentona.
La pareja central compone un dúo extraordinario, de belleza, sugerencia, control psicológico y desesperación.
Todas aquellas anécdotas que alguna vez nos contaron sobre la obsesión al filmar (repetir una escena 49 veces) ó el uso de pájaros mecánicos mezclados con pájaros verdaderos que inflingían heridas verdaderas a la actriz, están contadas con el dramatismo necesario pero sin excesos, lo que saludable para el equilibrio.
Es una película recomendable para cinéfilos que expresa muy bien todo lo que sospechamos y lo que sabemos.
Por lo demás, es un gran desafío para la película del mainstream gringo, que a mí me defraudó bastante, ni hablar desde las actuaciones de Tobi Jones y Hopkins.

No hay comentarios:

Publicar un comentario