lunes, 13 de enero de 2014

American Hustle

American Hustle



Multinominada, mimada, promocionadísima, es uno de esos tanques con destino de gloria. De gloria efímera, pero gloria al fin, de esa que hace que se pueda seguir creyendo en el cine como industria.
Un par de puntos muy fuertes, elenco de jóvenes estrellas muy parejas en su calidad interpretativa, buena puesta de época, una gran banda de sonido que todo lo suaviza y un guión que, es más esmerado que efectivo. Esto nos ofrece American Hustle.
Nos introduce en un mundo de fines de los años 70 en Estados Unidos, un universo norteamericano que se despereza de dos grandes derrotas morales (Vietnam y Nixon) y coquetea con los bordes en los negocios.
Terreno fértil para que el personaje que compone Christian Bale, un joven ambicioso que ya no tiene suficiente con un buen negocio de tintorerías y vidrierías y quiere ir por más, metiéndose en el corazón de las falsificaciones de arte y los préstamos por afuera del sistema.
Una estudiada estrategia para que los que tienen mucho que esconder se endeuden en sus tintorerías y no con los bancos.
Pero ese negocio a escala explota cuando, por perder la cabeza por el personaje que compone Amy Adams (fuerte y enorme interpretación) la escala sube y sube, al encontrar a la perfecta socia para las tramas y los embauques.
La trama se espesa y se pone más compleja cuando entran en escena un agente especial de FBI (un muy ambicioso personaje compuesto por Bradley Cooper) el alcalde de New Jersey (Jeremy Renner) y toda una galería de marginales peligrosos, entre los que se destaca Robert De Niro haciendo (ya lo vimos) de un capomafia dueño de casinos.
La historia se sostiene, pero no es deslumbrante. No ofrece sorpresas. No deja pensando. No nada, en otras palabras.
Quiero decir, olvídese de las sorpresas al final, del tipo Sexto Sentido o Los sospechosos de siempre, hay algo, alguito de incertidumbre, pero no más que lo que podemos ver (incluso menos) en algunas series de tv.
Lo que quiero decir es, no veo más que un buen capítulo de Los Simuladores de Szifrón, me explico mejor?
El combo es interesante por esos factores extra historia que consigné al comienzo, desde ese punto de vista no defrauda. No es para menos, es un elenco muy valorado, con jóvenes caras bien consideradas por la crítica y queridos por el público, y hay esmero de producción, lo que falta es la historia.
El director, David O Russell, ya es un mimado de la crítica y es, sin la estatura todavía de los Spielberg de este mundo, uno de esos nombres que tenemos que empezar a incorporar en nuestras reseñas.
En definitiva, con El lado luminoso de la vida, El ganador, y Tres reyes, ya se hizo un merecido lugar entre los buenos narradores de historias.
Esta película tiene mucho recorrido por delante.

Pero nos olvidaremos pronto de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario