domingo, 22 de mayo de 2016

Marseille

Marseille

Una fallida House of Cards a la europea.




4 Butacas




Anuncia algo así Netflix, una especie de House of Cards en Europa, una producción de contenidos (cada vez más necesaria) para ese público. Pero no lo logra. No logra un producto atractivo, ni bien narrado ni verosímil, a pesar de los millones en danza y del enorme (en todo sentido) Gerard Depardieu en la pantalla.

La historia de un político tradicional, alcalde de la bella ciudad de Marsella durante 20 años (Robert Taro interpretado por Depardieu) es sobre la que se construye la narración.

Es un buen político en medio de un barro que incluye marginalidad, drogas, corrupción y cambios de bandos de todos.

Una historia familiar que no logra despegar en cuanto a un dramatismo que nos permita adivinar cómo influye esto en la vida del político. 

Un candidato de su propio riñón que hará lo posible para un día abandonarlo y una cantidad de historias cruzadas nada memorables y algo trilladas.

En definitiva, un intento fallido. Ninguna de las varias historias que intenta entrecruzan es del todo verosímil, ninguna logra una estatura dramática que nos atrape, y ninguna lidera de manera armónica el relato.

Las actuaciones son obvias, caricaturas.

Solo la belleza fotográfica de la ciudad, algunos viejos reflejos del viejo actor y un poco de glamour francés.

Nada más.

Intento fallido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario