lunes, 20 de febrero de 2017

Allied

Allied

Entré con algún prejuicio, salí sonriendo... Zemeckis y su oficio.


7 Butacas


Es que tanta promoción alrededor de la pareja Pitt Cotillard, tanta cosa, pensé en un bodrio irreparable pero no, en lugar de eso, de esa pegatina que se arma cuando quieren solo mostrar a los actores, acá hay una historia de espías, bien contada, básica, pero ambientada y con buen ritmo.

Una especie de secuela de Casablanca, una pareja de espías que hace contacto en Marruecos, con una misión específica y peligrosa. Pitt como oficial canadiense y Cotillard por el lado de los franceses.

Hacen contacto en Casablanca en 1942, sus roles les indican que son un matrimonio, la pantalla, pero la misión triunfa (logran asesinar al embajador alemán) y también el amor.

Contra todos los pronósticos y recomendaciones que dicen que esas parejas no terminan bien, siguen adelante, se casan y tienen una hija.

La guerra sigue, las misiones ya no son tan frecuentes, hasta que una novedad pone todo a prueba.

Esto es ya pasada la mitad de la película y es interesante porque, a pesar de ser un final casi anunciado, está bien contado, y le pone un condimento muy interesante al desenlace de la historia.

Zemeckis no necesita presentaciones, sabe contar, sabe elegir los climas y puede lograrlos, y en Aliados no defrauda.

Logra expresividad en Pitt y logra tensiones narrativas, logra una ambientación sin exageraciones y va desgranando la historia de manera sutil pero efectiva.

Es una película de guerra clásica, cruzada por una historia de amor y muy bien filmada.

Qué más se le puede pedir al cine?

No hay comentarios:

Publicar un comentario