viernes, 17 de febrero de 2017

The magnificent 7

The magnificent 7

Una vuelta a Sábados de súper acción casi como en aquellas tardes


7 Butacas


Antoine Fuqua es un director de impacto, después de su premiada "Día de Entrenamiento" y otras buenas producciones como The Equalizer (también con DZ) toma el clásico de todos los tiempos del oeste, para convertirlo en un entretenimiento acorde a nuestros días.

Pero tiene un buen punto a favor, en ese traspaso para las nuevas generaciones, no cae en la tentación de contar la historia en términos de videoclip, no hace alardes de cámaras lentas y acción espectacular, no se pasa de la raya con los efectos musicales y alardes de la técnica. 

Prefiere contar la historia de la manera clásica, con el toque de incluir a algunos de los actores referentes de la nueva generación en los roles centrales.

La historia es clásica, un pueblo del oeste americano, en medio de la fiebre del oro, es salvajemente amenazado por un despiadado hombre de negocios que no duda en matar niños y mujeres en frente de todo el pueblo para que le teman, y terminen vendiendo las tierras que él sabrá acaparar, por unos pocos dólares.

EL pueblo planea resistir (son todos granjeros, pocos hombres que saben defenderse, y los que saben están a sueldo del malo) en una asamblea en la iglesia, que como era de esperar, será interrumpida por el inescrupuloso y sus matones, que terminarán eligiendo ese escenario santo para matar a unos cuantos y hacer su oferta final (les de tres semanas para decidirlo) y de paso al final quemar la iglesia.

Peter Sasgaard haciendo este papel es tan despiadado y tan convincente, que de verdad dan ganas de meterse en la pelea.

Pero claro, el pueblo no puede, entonces, la viuda joven de un corajudo que tuvo la mala idea de enfrentarse al turro adelante de todos, y fue salvajemente despachado sin oportunidad de defenderse, encara la búsqueda de alguien que los ayude.

En un pueblo cercano da con el bueno de Denzel Washington (a quién pareciera que ningún rol le viene mal) que se enternece con la historia (y después sabremos con una vieja cuenta con el malvado) y decide reclutar a los más bravos, los más rápido y despiadados asesinos del oeste, para ayudarlo en la misión.

Ahí empieza la historia, cómo se van ensamblando, cómo van planeando lo que parece imposible, cómo entrenan a los pocos que se animan a empuñar el rifle. Ahí está la riqueza de esta historia contada a la manera clásica.

Un western como los de antes, una vuelta de tuerca bien hecha y con los valores de siempre de este género que dio tanto. La amistad, la valentía, el arrojo, las leyendas, el amor insinuado.

Todo un clásico, en 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario