sábado, 26 de marzo de 2011

Unstoppable


Unstoppable (imparable)

Ya la vimos, ya vimos una de Tony Scott que te deja sin respiro. Ya vimos esa con Denzel Washington en la que (sus nuevos papeles) es un cabrón que se está por retirar de su laburo y lo mandan a trabajar con un nuevo que se la cree.

Ya la vimos, lo vimos hacer ese último acto heroico en el que nadie tiene fe, y él tampoco.

Vimos su dentadura tan blanca, lo vimos hacer proezas poco físicas, pero intensas, lo vimos.

Y ya nos sorprendimos en un respiro mirando de reojo el reloj y comprobando que se nos había pasado casi una hora sin darnos cuenta.

En Unstoppable esa es la fórmula, será un tren que por descuido de dos empleados de pocas luces, jóvenes y cancheros, se echará a andar a toda máquina, sin maquinista, sin control, por la vía principal de un camino muy poblado.

Cruzará ciudades, levantará cada más velocidad y no habrá nadie capaz de pararlo.

Está bien logrado el ambiente ferroviario, tan idéntico en todos los rincones del mundo en el que corren trenes. Con sus veteranos de mil batallas, sus sindicatos y sus mañas y enamoramientos.

Y están muy bien filmadas (cómo no) las escenas en las que el tren se lleva todo por delante, hasta los planes.

Acero chirriando, el ta tan ta tan de la máquina pasando por los durmientes, los nervios, los medios de comunicación contando con lujo de detalles lo que ni en el control central pueden percibir. Un Vicepresidente de operaciones que toma decisiones desde su escritorio a kilómetros de distancia y el CEO de la empresa tomando las últimas decisiones, las que afectan al patrimonio y a la acción de la empresa de trenes desde el campo de golf, un poco exagerado, pero vale.

Y sobre todo esto, que no es más que la excusa, las escenas montadas con la maestría de Scott y la música al palo.

Un buen cócktail.

Ojo, no hay más mensaje que ese, un rato para pasar de un tirón, casi sin respiro, en el que, como debe ser, se morirá alguno inesperado, pero salvaremos a la mayoría.

Para jodida, está la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario