Source code


Source code

Mucha publicidad. Expectativa. La industria sabe cómo vender estos productos, y lo hace con eficacia.

Esperamos esta película como cuando se produjeron los estrenos de otras de su género que venían a cambiar la manera de relatar la ciencia ficción, pero en esta nos quedamos a mitad de camino.

Un argumento demasiado rebuscado, que hace que tengamos que estar tres veces más atentos que lo habitual, una idea, que está buena, pero que se plasma de manera artificiosa y una actuaciones no tan sólidas, hacen que la mezcla nos defraude un poco.

Con el éxito entre los adolescentes casi asegurado, una estética de video juego y adrenalina, con buenos efectos especiales es todo lo que puedo rescatar de esta película. No mucho más.

No quiero meterme con la trama, porque en esa explicación voy a cometer más de una torpeza y no suelo revelar (o al menos trato) demasiadas pistas acerca de los argumentos.

El multipropósito Jake Gyllenhall, una belleza insulsa como la de Michelle Morgan componen la pareja central de la película, sobre la que no recaerá el peso del relato, pero si de una buena parte de la obsesión del protagonista.

Párrafo aparte para un rostro y una actriz que puede cautivar, que merece más de lo que hasta hoy ha hecho, aunque ya la hemos visto filmar con directores grossos. Me refiero a Vera Farmiga (a googlearla ya!). Hermosa, camaleónica, intrigante actriz que acá compone al contacto del protagonista con el, digamos, “nivel de realidad” de la trama.

Es del estilo de la Blanchett, capaz de transformarse y ponerse en la piel de cualquier mujer, pero todavía no la hemos visto en su película consagratoria, y aunque acá cumple, y muy bien, seguro que no será esta.

Si no tienen más remedio…

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares