sábado, 30 de julio de 2011

Winter's bone

Winter’s bone

Nos asomamos muy poco a estos relatos incómodos, fríos, sucios, de los ámbitos rurales y poco educados de los Estados Unidos. Ámbitos helados, gentes extrañas, muy poco sociables, que rara vez sonríen.
Esta es la historia de una adolescente, grande a la fuerza, que tiene sobre sus hombros la responsabilidad de sus dos hermanos menores y su madre enferma, ausente. Su padre, una figura emblemática en el hampa local, se ha ido hace tiempo huyendo de la justicia, y todo tendrá que resolverlo Ree.
En esa parsimonia que impone la sobreabundancia de camperas y gorros por el frío y la poca comida en el plato, el conflicto se desata cuando se enteran que lo único que tienen, que es esa propiedad y el bosque en el que viven, ha sido puesto como fianza por su padre en el juicio que le siguen, y que si no se presenta en unos días en la corte, lo perderán.
Ahí empieza la larga caminata de la protagonista para encontrar a su padre y rogarle que se presente.
En esa caminata se meterá en las vidas de todos los que alguna vez hicieron negocios con su padre (de producción y venta de drogas) y eso será, además de peligroso, revelador de la personalidad del ausente.
Nadie quiere que la chica se acerque, meta sus narices en esas vidas, todos la expulsan, la evitan como una mancha.
Pero ella seguirá el camino, sabiendo que es lo único que tiene en la vida y que a su corta edad tiene que tomar todas esas decisiones en la más absoluta soledad.
La sordidez de las imágenes, contrarrestadas por unos paisajes pelados, áridos, fríos y demasiado iluminados, más los pasos cansados, la suciedad y los perros, son los ingredientes de un relato duro, muy duro, muy conocedor y buscador de esos parajes alejados de todo, que rara vez vemos retratados en las películas americanas.
Candidata al Oscar por su guión original, ganadora de premios en festivales independientes (entre ellos el Sundance) es una película para ver con ciertos reparos.
Nada será grato.
Nada será lindo.
Nara será dulce.
Pero, a pesar de la morosidad en el ritmo de la historia, es profunda y conmovedora.

2 comentarios: