sábado, 18 de febrero de 2012

The debt


The Debt

Buen thriller, bien actuado, bien usado el recurso del flashback, aunque algo desorientado hacia la mitad del relato.

Tres sólidos profesionales (no estoy diciendo tres grandes actores, digo tres profesionales de la pantalla, capaces de encarar estos papeles que seguro saben de antemano que no son los papeles de sus vidas, que les dejarán pagar las cuentas de su departamento de South Beach, pero que cumplirán, como un pizzero o un relojero, con su trabajo) dan vida a tres agentes de Mossad que, siendo jóvenes, idealistas y enamorados de su País, concretan una misión de sumo riesgo que será lo más importante que hagan en sus vidas.

A partir de esas juventudes, de esos sueños, se edificarán tres vidas célebres, colmadas de halagos y premios y oropeles, y puestos y dinero y viajes. Todo por eso que hicieron en sus juventudes, nada menos que, arriesgar sus vidas para capturar a un médico nazi, monstruo de los experimentos genéticos en un campo de concentración.

Helen Mirren, Tom Wilkinson y Ciarán Hinds (seguro que lo reconocés pero no Tenés idea que se llama así) serán las tres celebridades de grandes (interpretadas magistralmente en sus juventudes por tres actores sobresalientes).

Asistiremos a la presentación de un libro sobre la vida de la Mirren, escirto por su hija, pero notaremos que siempre uno de los tres estará ausente. Raramente, no goza de los beneficios y del brillo de la Mirren y Wilkinson. Nos empezamos a preguntar porqué. Hasta que lo descubrimos.

Los tres han guardado un secreto por años. Un secreto que tensó la relación entre ellos, y que les hizo la vida mucho más miserable de lo que imaginamos viéndolos entre aplausos y palmadas.

Es en esa reconstrucción quizá donde la película tiene mayor brillo y profundidad dramática. Habrá una historia de amor, habrá una historia de idealismos, de confort, y habrá todo el tiempo algo no dicho que nos intriga.

Y está bien lograda la intriga, aunque quizá se podría haber recurrido a otros recursos, más allá de los flashbacks y de la misma historia contada desde distintos ángulos, lo que nos hace ver algo nuevo cada vez. Acá escatimó el director. Podría haberse jugado un poco más en este plano.

Con la película ya madura se producirá la revelación, entonces habrá que esperar que se remedie, así, de grandes como están, las tensiones de tantos años. Será el momento de tirar todo por el aire y hacer eso que esperó tanto tiempo. Pero no es efectivo este trance. Queda un sabor a poco y a algo de increíble en el trayecto.

No puedo revelar más datos, si bien la historia es muy simple, depende demasiado de este punto como para construir sobre él mi mirada sobre la película.

No ofrece mucho más, pero lo que ofrece está bien.

Hay un muy logrado clima de época y un mucho más logrado clima épico de hazaña, a partir de la actuación de una bellísima actriz, Jessica Chastain, que encarna a la Mirren de joven, y que se destaca en dos candidatas al Oscar de este año, The Help y The tree of life.

Está bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario