domingo, 22 de julio de 2012

Man on a Ledge


Man on a ledge


Encerrado en una cabina de teléfono, puestos al límite, escapando, esta es una película de desesperados que necesitan llamar la atención.

Vamos a saber demasiado rápido qué es lo que verdaderamente está sucediendo, que no todo es como parece, y esto le quita algo de suspenso y enganche (o bastante para ser precisos) y entonces lo que promete ser un buen entretenimiento se transforma en algo solo correcto.

Director novel, tiene a sus disposición un elencazo, y esto es, quizá lo mejor de la película.

Repasamos, Sam Worthington, que viene medio de racha con Avatar y Furia de Titanes, está muy bien, pero no se termina de creer su personaje de malo que se transformará en bueno. Lo siguen, Elizabeth Banks (que hace de todo y bien) Jamie Bell como su hermano que será quién ejecute lo que necesita hacer para salvar su nombre y su pellejo mientras él los distrae desde la cornisa del hotel en el que acaba de registrarse. Jamie es el niño maravilla que encarnó a Billy Elliot en la hermosa película de Stephen Daldry.

También está Ed Harris, que aporta un rol de un gran hijo de puta millonario que es capaz de cualquier cosa, pero está tan caricatura que se aleja de lo que es capaz de hacer (hizo Pollock! Por Dios!!) y Edward Burns.

No hay mucho más para contar. Es corta, lo que es muy bueno. Pero no hay tensión narrativa. Nos vamos a dar cuenta muy rápido que lo que este hombre que se registra en una habitación de hotel para plantarse en la cornisa de su ventana, traerá una historia para revertir.

Las actuaciones son buenas. Los momentos de tensión son pocos y en general no son creíbles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario