sábado, 8 de marzo de 2014

Captain Phillips


Captain Phillips



Es magnética.
No se puede dejar de ver con tensión y nerviosismo.
Quizá porque estamos acostumbrándonos a la violencia, quizá porque la tenemos cerca, o la hemos sufrido incluso, verla tan real en la pantalla, no la violencia física, sino la violencia que implica estar en medio de una situación que no manejamos, que desconocemos, y que en cualquier momento puede derivar en muerte, esa tensión es el eje central de esta película.
No hay mucho para contar del hilo conductor, si cuento que se trata de un barco de contenedores que tiene que atravesar una zona compleja de la costa de África y es abordado por piratas somalíes, ya conté todo.
Lo que no conté, y es lo bueno de esta película, es el infierno que tienen que vivir los tripulantes del barco, con su capitán, capitán de capitanes diría, encarnado por Tom Hanks, que como Darín, todo lo hace bien.
No hay segundos de paz, sin embargo no hay casi tiros, no hay demasiada sangre, sin embargo hay violencia extrema, no hay momentos en los cuales nos relajemos y pensemos que no va a pasar nada, que nos da un respiro la historia, porque la tensión narrativa nos hace no poder dejar de prestar atención ni un segundo.
La película no es solo Hanks entonces, es también el cuarteto de piratas (liderados por el flaco dientudo que se sentó en primera fila en los Oscars) es también la tripulación de los miembros de la Armada que van al rescate y es la música y las imágenes que se mueven con sutileza, y las oscuridades del fondo de la sala de máquinas y los zumbidos de las balas.
Es una película chiquita, con casi una sola escenografía, con una trama que casi podemos adivinar cómo va a terminar y sin embargo funciona de maravillas.
Ahí está la magia, ya conocemos todo, lo que puede dar Hanks, lo que podría suceder en un barco comercial tomado por piratas modernos, pero sin embargo está filmada de tal manera que no podemos dejar de verla con nervios.
El director es la clave, ya que Paul Greengrass ya filmó un par de la serie de Bourne y la casi igualmente tensionante Vuelo 93 (la del vuelo de United que se estrelló en cercanías del Pentágono el 11 de Septiembre) es decir, este hombre sabe cómo se filma la tensión, cómo se filma la acción, y además, lo que no es nada fácil ni frecuente, cómo se filman esas dos cosas en un ambiente confinado, como un avión o un barco en este caso.
Esa es la clave butaqueños, y cuando encontramos estas bellezas en el cine, solo hay que dejarse llevar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario