domingo, 9 de marzo de 2014

The secret life of Walter Mitty


The secret lif of Walter Mitty



¿Cuántas veces cerramos los ojos para volar, para cantar con los Rolling Stones en el escenario de Ríver, para animarnos a cruzar de calle y darle un beso, para hacer una entrevista con David Letterman en la que nos pregunte sobre la infancia en Buenos Aires?
Walter MItty (Ben Stiller) hace eso todo el tiempo.
Trabaja en la sección revelado de la mítica revista Life. Revelado ya suena viejo, nadie usa rollos para fotografiar. Pero hay un fotógrafo, el mejor de todos, que todavía los usa, y eso es suficiente para mantener la sección.
Se resiste en la redacción, pero quedan los días contados, se ha vendido, y ya no saldrá en papel.
Todo se mudará a edición online, signo de los tiempos, y con esta decisión, se eliminarán cientos de puestos.
El tema es que, para la última edición papel, el famoso fotógrafo, dueños de un ojo implacable, y mil aventuras, que conoce como nadie el corazón mismo de la revista, mandará su última maravilla para la portada.
Walter tiene entonces la responsabilidad sobre sus hombros, de hacer un revelado histórico, aún cuando sabe que su puesto va a ser eliminado.
Como el negativo no aparece, a pesar de que nunca en su vida hizo nada heroico, cruzará el mundo, irá a Groenlandia, a Islandia, viajará en helicóptero, en barco, subirá al Himalaya, solo para encontrarse con la foto perdida.
Entonces sus sueños recurrentes se harán realidad.
De eso va la película dirigida por Ben Stiller, que ya no sorprende como director hábil (recordemos que Zoolander es de su factoría) y mucho menos como realizar integral de historias.
Es un buscador interesante Stiller, dueño de un estilo narrativo dulce, suave, romántico e inteligente.
El amor estará presente, muy presente ya que será por la idea de conquistar el corazón de una compañera de trabajo lo que lo hace decidirse por buscar la foto en cualquier lugar del mundo.
Por supuesto que lo logrará y por supuesto que habrá un gran final.
Es una película que podría prescindir de algunas exageraciones fílmicas a la hora de mostrarnos los escapes de imaginación del personaje central, que podría hacerlos no tan exagerados y podrían funcionar igual de bien.
En medio de la trama hay un recurso muy interesante, Stiller crea un avatar para interactuar en una página para encontrar pareja, como no tiene una vida que merezca ser contada, ese perfil irá variando en la medida que se anime a vivir la vida que siempre quiso, y eso dará resultados increíbles, entre otros, la decisión de vivir una vida real más allá de la página de internet.
Su vida, se convirtió por lejos, en más valiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario