lunes, 18 de abril de 2016

Backtrack

Backtrack (Ellos vienen por tí)

No tan bien lograda, la salvamos por Adrien Brody




Queremos todo lo que hace Adrien Brody, nos cae bien, nos parece que sufre, que su extremada delgadez y su facha siempre desgarbada y casi sucia, son blanco de todo lo malo que puede pasar. Y por eso bancamos esta película.

Porque se sostiene casi con exclusividad en su caudal expresivo, ya que el guión tarda demasiado en ponerse bueno.

Es decir, hay que pasar una media hora larga para sostener la historia sentado en la butaca. Parece que no va a arrancar nunca, hasta que se pone en movimiento y logra algo de sentido hacia el final.

Un viejo accidente ferroviario en un pueblo, hace unos 30 años, deja una cantidad de vidas truncadas, de historias que no se desarrollan, de frustraciones, que reclaman un cierre, un final más allá del oficial que le dieron "accidente".

Algo no cerró en aquel caso, algo más profundo y sórdido que un mero accidente, y será el psicoanalista que compone Brody el encargado de descubrirlo a costo de su propio equilibrio emocional

Es que de la nada, en medio de su trabajo ya trastocado por la muerte de su propia hija en un accidente en la calle, apariciones en medio de sus sesiones de personas aparentemente en problemas, empiezan a desequilibrarlo y a hacerle plantear preguntas incómodas, hasta que decide ir en busca de su propio pasado para despejar esos fantasmas.

Lo hace, va a casa de su padre, un policía retirado, y al llegar y reconstruir su propio vínculo con aquél accidente, todo cobrará un nuevo sentido.

Es más o menos por ese momento de la historia en el que la película cambia de ritmo y las piezas empiezan a fluir en un rompecabezas que tiene a pacientes extraños, una historia reciente desgarradora para el protagonista y un oscuro accidente ferroviario. 

El tema es que cuestan los primeros minutos, demasiado inconexos, oscuros, y con esa pesadumbre propia de Brody que, cuando tiene todo el peso del relato sobre sus hombros, quizá no sea la mejor opción a nivel narrativo.

Después todo se despeja, la historia fluye y ofrece un final interesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario