domingo, 5 de junio de 2016

The finest hours

The finest hours

Disney lo hace de nuevo, sobre héroes anónimos y cumplimiento del deber




6 Butacas



Es la especialidad de la casa, tomemos una historia épica de nuestro pasado más o menos reciente (segunda guerra y finales van muy bien) y volvamos a contarla con todo lo que tenemos a mano, producción, guionistas, actores con buen imán para la taquilla, y digamos que los héroes están por todos lados, y son más que los villanos.

Es la especialidad de los estudios Disney, y todavía sigue funcionando.

Porque tienen la fórmula para hacer que nos conmueva, tienen los recursos, pero con esto no alcanza, tienen el talento para atraparnos con sus recreaciones de historias conmovedoras, que son reinterpretadas a la luz de lo que hoy necesitamos.

The finest hours cuenta la historia de un grupo de guardacostas, de la costa este de los Estados Unidos, que militarizados por la inminencia del fin de la guerra, toman su combate ahora contra las inclemencias del tiempo, como si fuera también una cuestión de honor.

Uno de ellos, un Chris Pine apocado, casi al límite de la tontera por lo tímido, se las verá con una tormenta perfecta, en un barquito mínimo, para rescatar a los sobrevivientes de un terrible accidente de alta mar.

El buque pesquero que asoló la tormenta violenta como pocas, se partió al medio, y quedaron aislados unos 32 tripulantes que se arreglarán para sobrevivir todo el tiempo que la pericia de un oscuro jefe de máquinas (el Affleck que sabe actuar, Casey) puede lograr.

Una vez que todo lo posible se hace, solo resta esperar la muerte, ya que es poco probable que en medio de esa violencia alguien llegue a por ellos.

Pero alguien llegará, en un barco improbable, en condiciones de enorme desventaja para con el clima y sus caprichos, pero lo hará, realizando una hazaña que hasta el día de hoy, más de 60 años después, sigue siendo heroica.

Basada en una historia verídica, mezclada con fotos de época, una excelente fotografía y recreación de época, no solo desde el vestuario y la música, sino que también desde la morosidad del relato, esta aventura es de las que, aunque ya sabemos el final, queremos ver cada tanto.

Reconfortarnos con eso de que el amor está por encima de todo, que siempre es mejor seguir las reglas, y que cuando decidimos no hacerlo, es porque sabemos que el destino nos tiene preparado el traje de héroes-

Se puede ver

No hay comentarios:

Publicar un comentario