lunes, 5 de junio de 2017

Jackie

Jackie

Retrato despiadado e innecesario de la mujer que fue ícono.


4 Butacas



No se si el buen director que es el chileno Pablo Larrain tiene que ver con el corte final de Jackie, si fue un deliberado intento por vaciar de cualquier atisbo de grandeza o de inteligencia a la que fuera testigo privilegiada del magnicidio que cambió la historia del mundo en la década del 60, pero este retrato de Jackie Bouvier, Kennedy, es despiadado.

Nos pinta a una frívola y hasta border Jackie, casi vacía de contenido y de sentimientos, al límite de la tontera absoluta.

Una buena mezcla de imágenes reales y recreación, un buen vestuario (acá muy importante) un guión ajustado y una interpretación buena, aunque fallida en el retrato, es lo único a destacar.

Natalie Portman compone a una creíble Jackie, pero casi un zombie. Es claro que no es posible contar a esa mujer de otra manera que en shock, sobre todo porque la película hace centro en las horas posteriores al asesinato, pero el tema es que cuando se cuelan los flashbacks y cuando hay un avance en el tiempo, Jackie sigue igual en estado de trance casi permanente, entonces el retrato se hace confuso, o demasiado ajustado.

Sin dudas para ver ese mismo episodio pero contado desde otra óptica, es muy recomendable Parkland, que hace foco en el hospital de Dallas al que llevan el auto del presidente y en el que finalmente muere pese a los intentos de reanimación.

Esta historia es superficial, banal, deja demasiados cabos sueltos, insinúa y se queda a medio camino (el vínculo de Jackie con Bobby Kennedy por ejemplo).

En definitiva, no vale la pena.

Es aburrida

No hay comentarios:

Publicar un comentario