viernes, 9 de diciembre de 2011

Rise of the planet of the apes


Rise of the planet of the apes

Escribo, no debo dejarme llevar por estas historias, que ya vi y que no me gustan nada. Lo escribo 100 veces, pero no hay caso, cualquiera de estas puestas, en las que se mezclan la ciencia, las manipulaciones genéticas, los descubrimientos, las cosas que parecen locas pero están más cerca de lo que creemos, me pueden.

Esta película, planteada como precuela de la vieja y querida “El planeta de los simios” (fallido del bueno de Tim Burton) es en realidad algo distinto, no tiene mucho que ver con aquella, salvo que los monos son protagónicos.

Está muy bien filmada, muy bien hecha, con la batería de efectos especiales en dosis justas (no hay cosas increíbles, los trucos están al servicio de la historia, cosa no tan frecuente) la historia gira alrededor de la vida en el laboratorio de un científico, que investiga una cura para el mal de Alzheimer introduciendo mejoras en el sistema celular de un cuerpo vivo.

Trabaja con monos, a los que, con dosis administradas, va poniendo pruebas cognitivas, que desarrollan con una habilidad asombrosa.

Eso vemos, cómo esos monos van convirtiéndose en “casi humanos”, caminarán erguidos, desarrollarán capacidades increíbles y serán tiernos y perfectos.

Pero César, el monito que había que sacrificar ya que su madre había atentado contra los científicos y terminó siendo sacrificada (nadie sabía que su reacción se debió a que estaba protegiendo un bebé, César) fue rescatado del laboratorio por el científico jefe (James Franco) y llevado a su casa.

Allí, vestidito como un chico, aprenderá las cosas de la convivencia, verá el mundo a través de una ventana, conocerá el cariño, y desarrollará capacidades motrices, cognitivas, emotivas y de formas de lenguaje.

Será un paseo por un enorme bosque de sequoias, una riña callejera en la que interviene para defender a su amo, y un par de señales más, las que lo harán romper el cascarón y tener que valerse por si mismo.

Ahí empieza otra película. Confinado en una especie de cárcel para monos, convivirá con otros y poco a poco se convertirá en el jefe de todos. Su inteligencia le permitirá organizarlos, y planear la huida final.

Liderazgo, formas de pelea, estrategias. Todo se irá dando de tal manera, que vamos a pensar que es perfectamente posible que suceda. Y esa es la clave de esta película, todo puede ser posible.

Estremecen un par de momentos. Uno de ellos, muy fuerte, tendrá que ver con César y una capacidad especial que no sabía que existía.

Muy entretenida, para los amantes del género, mitad ciencia ficción, mitad national geographic.

No hay comentarios:

Publicar un comentario