domingo, 18 de marzo de 2012

Recital de Roger Waters en Argentina 2012


The Wall

Roger Waters en Buenos Aires 17 de Marzo de 2012

Creo que tengo que hacer unas aclaraciones, soy de Waters. No soy anti Gilmour pero soy de los que vibraron más con esta, su obra conceptual, más que con el lado oscuro de la luna, la del otro mostro.

Será por la edad en la que la escuché, por las circunstancias especiales del País por esos días, porque la película (del enorme Alan Parker pero tan personal de Waters) también llegó para mover mis neuronas en el momento justo, pero The Wall fue para mi la primera gran obra conceptual de esa música que escuchaba con devoción adolescente.

No tengo mucho más para agregar, conozco el disco, sus letras, sus escenas repetidas en mi vida una y otra vez.

Hey You se convirtió en un himno de mi madurez, lo escuché una y otra vez estando triste y estando enamorado. Es una banda de sonido eterna.

Ahora, qué fui a ver ayer? Una vez que hice todas las aclarciones que creo tengo que hacer.

Lo que vimos en Buenos Aires es como el juego Forbbiden Journey en el parque Universal en Florida. Es sencillamente un escalón, un peldaño nuevo en eso de vivir los recitales. Obvio que me voy a bancar el de Charly con las cosas que no funcionan y un tercio del sonido, pero el estándar que se inaugura con The Wall para los internacionales, es una vara difícil. Va a requerir inversión y mucha creatividad.

A los 68 la voz de Waters es una excusa, casi no funciona. No hay una música nueva que parta la cabeza, pero hay un concepto llevado al límite de la creatividad escenográfica y de realización. Y eso es mucho decir.

Todo es vibrante, un sonido increíble, que hace que todo el tiempo des vuelta la cabeza para ver de dónde vendrán los tiros, o los helicópteros o los aviones lanzabombas. Pero además no es estridente, envuelve y deja todo en paz con los que no quieren ver recitales al aire libre “porque no se escucha como el disco”.

Nada de eso con The Wall, todo el tiempo hay sonido de living de tu casa.

Hay histrionismo, hay pasión, hay concentración para seguir y descubrir lo que viene y lo que no esperamos.

Una pantalla enorme, una pared que se va construyendo despacio, para terminar cubriéndolo todo, y que es a la vez la escenografía perfecta para un montaje multimedia que no para de darnos y darnos sorpresas.

Veremos allí frases, las clásicas animaciones de la película gigantes, efectos, colores, y el seguimiento de la banda y del propio Waters filmado en unos primeros planos enormes, pero en HD y fílmico! Como si estuviéramos asistiendo ahí mismo al montaje de la película del recital que estamos viendo.

Las voces no me gustaron. El coro esta ves de hombres y…no es lo mismo. SI uno cierra los ojos y se acuerda de las mil versiones de Mother que escuchó en su vida, siempre, invariablemente, nos vamos a acordar de esa voz femenina inolvidable que lo acompañó tantas veces. Esta vez los coros, aún lo s más jugados, los hará un hombre. Y no es lo mismo.

Después lo obvio, los mensajes, los títulos, los símbolos ya no son lo que eran. Mejor dicho, si lo son, pero no impactan en mí como entonces. Ya aprendí un poco mejor qué es eso del capitalismo. Aunque los tramos referidos a las violencias, distintas violencias que provocan distintas muertes todas absurdas, siguen siendo potentes.

Ya no tengo en la cabeza los temores, eso de asomarme al vacío sin saber qué esperar, los interrogantes. Hoy hay otros, estos de The Wall quizá no funcionen como en aquellos días, pero vale la pena volver a sentirlos.

Musicalmente hay algo distinto. Suena muy bien, pero hay algo que no trae aquellos acordes. Pero todo se completa y se potencia con la puesta.

Una ópera en vivo. Moderna. Increíblemente pasional y poderosa.

Alrededor lo de siempre. Trapitos, el agua a 20 pesos y el merchandising clásico.

También el reflejo del paso del tiempo. Verlo mejor sentado. Más cómodo. Con la previa del disco remasterizado sonando en el stéreo del auto (que seguro suena mejor que aquél en el que lo escuché por primera vez) y también la adrenalina intacta.

Es una gran experiencia este show

1 comentario: