lunes, 11 de julio de 2016

Eye in the sky

Eye in the sky

La ética de las decisiones


7 Butacas



¿Cómo funciona ese proceso por el cual tenemos que tomar una decisión bajo presión y obliga a saltar las convicciones o la moral?

¿Quién determina cuándo es necesario terminar con una vida para salvar a otras?

Esa es clave en la cual hay que disponerse a ver Eye in the sky. Porque se trata de eso, de decisiones en un mundo complejo, desde vidas comunes, activando mecanismos que están muy por encima de las razones que cada eslabón esgrimiría en intimidad.

Una oficial de alto rango en Inglaterra, comanda una operación conjunta para dar caza a terroristas buscados desde hace 6 años. Son peligrosos, huidizos, están ahora planeando un ataque con suicidas en algún lugar de Kenya y cuando todo está dispuesto para dar un golpe de esos quirúrgicos, que vimos televisado en la guerra del golfo por CNN, una niña inocente se cruza en el cuadro de disparo de un misil de alto poder y todo tiene que resignificarse.

Es muy interesante lo que cuenta la película y cómo lo cuenta. 

Porque no hay moralinas, y porque sobre todo, nos pone todo el tiempo todas las cartas sobre la mesa.

Desnuda el mecanismos complejo de este tipo de decisiones de las guerras modernas, en las que la tecnología juega un papel determinante, pero en las que la decisión humana sigue jugando un papel preponderante.

Un triángulo militar, la siempre eficaz y en este caso despiadada Helen Mirren como la oficial británica, su superior el general Alan Rickman (que bueno era este actor) y el cada vez más solicitado Aaron Paul, y por fuera de este triángulo (que parece tener las cosas en claro) un entramado de políticos de dos países, de idiosincrasias y abogados y técnicos, para arribar a la decisión que deje a todos en paz con sus conciencias y el deber cumplido.

Es interesante cómo el director plantea la historia, que se irá construyendo con momentos de nervios en el intercambio entre los involucrados, la inocencia de la vida en la aldea, y cómo se juegan el pellejo los que tienen que ejecutar las decisiones que se toman en los escritorios.

Es lúcida, es reflexiva, es actual, es en definitiva, un buen relato de época.

No hay comentarios:

Publicar un comentario