miércoles, 19 de octubre de 2016

Eddie the eagle

Eddie the eagle

En clave de humor, una biopic tierna



6 Butacas



Esos personajes efímeros, que destellan unos días con alguna situación inesperada, un heroísmo repentino, una cruzada, un detalle. Ese es Eddie the eagle, un inglés obsesionado con ser olímpico, a cualquier precio y en cualquier disciplina, que al final, lo logra.

Esta película británica rescata, con el humor característico y corrosivo de los isleños, la vida y los avatares de Michael Eddie Edwards, un corajudo y obsesivo inglés cuyo sueño de ser olímpico se realiza en las olimpíadas de invierno de 1988 en la que participa en salto en esquí.

Toda la película es un gran homenaje a los que nunca dejan de creer en ellos mismos, en la capacidad de superar todos los obstáculos y en encontrar en el camino a los compañeros correctos.

Eddie crece en un hogar trabajador en Inglaterra, y sin recursos se las arregla para intentarlo todo para lograr su sueño de ir a una olimpíada. Y como hace todo relativamente mal, se complica mucho su niñez y adolescencia.

Con torpeza, con tropezones, descubrirá un día que lo puede intentar en una disciplina en la que el equipo olímpico inglés nunca tiene buenos candidatos, que es el salto de altura con esquíes.

Se va solo a preparar a los alpes y allí, sin un peso y durmiendo de prestado, logra marcas que lo hacen clasificar para las olimpíadas de Calgary de 1988.

Su desempeño en los saltos, pero mucho más su carisma en unos juegos en los cuales la televisión hace una gran diferencia, lo convierten en popular primero y leyenda después, aun sin lograr medallas significativas.

Es una película muy llevadera, entretenida, que cuenta con el soporte actoral de Hugh Jackman y que con unas imágenes muy cuidadas y una gran reconstrucción de época, se hace muy llevadera.

Es para pasar un buen rato con una historia real, contada con humor inglés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario