jueves, 24 de marzo de 2016

Truth

Truth



Obligatoria para periodistas, mucho más interesante que la ganadora del Oscar Spotlight, Truth se mete de lleno en el complejo trabajo de la producción de contenidos televisivos. La búsqueda de la verdad en historias que nadie quiere contar justo en el momento en el que las noticias ya no son un insumo interesante y el show y el espectáculo ahogaban definitivamente a los noticieros.

En plena campaña por la reelección de George Bush, hace pocos años, el programa 60 minutos de CBS trabajó pacientemente en una investigación en la que se demostraba que el historial militar del presidente en campaña había sido no solo un acomodo permanente, sino que dejaba al descubierto su vagancia y poca predisposición para servir en Vietnam.

La película hace foco en Mary Mapes, una productora premiada y trabajadora obsesiva, que es víctima de una trama oscura cuando sus fuentes se desdicen y nadie quiere creer lo que acaba de revelar.

Os otro buen trabajo de Cate Blanchett (y van…) acompañada por una enorme interpretación de Robert Redford, que se mete en la piel creíble de un presentador de noticias de horario centra.

Esa historia, en la que habían trabajado con minuciosidad pero que resultó un escándalo de credibilidad, cuesta las carreras de los dos, en realidad de todo el equipo de investigación, al no ser respaldados por los ejecutivos de la CBS.

Desde el punto de vista de la historia, quizá no sea tan atractiva como la del Boston Globe y los curas pedófilos, contada en Spotlight, pero lo es definitivamente desde los personajes, contados e interpretados con sensibilidad y altura.

Hay lugar para matices en Truth, para mostrar procesos internos, para derrumbes emocionales, para historias de camaradería y profundas reflexiones sobre la profesión y sobre los medios de comunicación, por eso es mejor película.

Con un buen reparto, en el que se destacan Dennis Quaid y Topher Grace, es una película bien llevada y creíble.

Contar con Redford y Blanchett es una garantía que el director, James Vanderbilt (conocido como guionista y debutando como director con esta) sabe aprovechar muy bien  y con solvencia.

También cuenta con un libro original de la mismísima Mary Mapes, que colabora en el guión, lo que convierte a Truth en una película biográfica no de una persona, sino de un modelo de producción televisiva que ya no encuentra espacio en la televisión moderna.

Muy interesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario