domingo, 15 de marzo de 2015

A walk among tumbstones

A walk among tombstones



Neeson encontró su traje y la pantalla lo agradece.
Encontró que esos detectives medio marginales, medio límites con la ley, medio melancólicos, por lo general solteros o viudos que entienden la calle y sus códigos y nunca se cruzan al lado oscuro porque no quieren, le van bien.
Y nosotros lo disfrutamos, porque suele entregarnos películas básicas, pero de disfrute.
Entendamos esto, de disfrute como entretenimiento cinematográfico, como pasatiempo. En medio de tiros y venganzas y malos malísimos, se las arregla para componer un prototipo de vengador cercano, que seguro que nos gustaría tener algunas veces a mano.
No hay misterios en esta película, un investigador privado que se involucra en un caso que se irá complicando, con una suerte de pareja perversa del lado de los malos, que quiere hacer negocios pero que disfruta con sadismo de ver caer a sus víctimas, y varios charcos de sangre en los que chapotear.

Nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario