martes, 31 de marzo de 2015

La isla mínima

La isla mínima



La lluvia, el calor, el barro, la miseria de un pueblo pequeño en el que desaparecieron dos hermanas de manera misteriosa son el marco de esta película multi galardonada.
Apenas salidos del franquismo (cómo se parecen nuestro cine nacional y el español en esa vuelta retrospectiva a ese pasado pesado) en un pueblo de esos, en los que todos se conocen, la llegada de dos investigadores para ocuparse del caso (la guardia civil ya no puede) presagia un tema pesado y complejo.
Todos están alborotados, pero a la manera de Twin Peaks, todos quizá tengan algo que ocultar.
Pequeños negocios, cuestiones mínimas de miserias, algunas más grandes y complejas, pero en definitiva todos tendrán algo que no quieren que salga a la luz.
En la misma vereda que los buenos relatos norteamericanos en la materia, hay una sutil mención permanente a los buenos oficios de ese cine que tanto nos gusta.
Es cierto, la película deja cabos sueltos, no es tan sólida desde el punto de vista del guión a la manera clásica del cine policial, es decir, parecería ser algo floja y obvia en ese paño, pero está bien narrada, y está llena de guiños al espectador, lo que la mejora y pone a una altura interesante.
Hay una atmósfera de True Detective muy presente, quizá por la cuestión pueblerina (en definitiva son pueblitos en España y en Estados Unidos) y hay un relato bien cuidado y efectivo.
Las historias personales de la pareja de detectives, la tensión entre ellos y sus mundos privados juegan también un rol interesante.
Si bien hay flojedades y algunas pistas que no se siguen, el relato se va encaminando a la manera clásica y entonces, también a la manera clásica, se definirá por donde menos lo vemos venir.
Hay un muy cuidado criterio estético, que agrega valor en este caso y hace que esas aristas no pulidas, cobre un brillo especial.
Las escenas bajo la tormenta, y la muy lograda fotografía cenital en algunas escenas bisagra, le dan un brillo inusual y resignifican todo.

Está muy bien, por momentos, parecerá fundirse en una de las muy buenas series americanas de estos tiempos, ese es el espíritu, pero saldrá la españolidad y el tinte local, lo que le agrega un condimento más que saludable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario