sábado, 17 de abril de 2010

Horsemen


Horsemen es una de esas películas que están en el límite entre policiales y de miedo. Ese género en el que Seven puso la vara alta.
Esta está bien, tiene de protagonista a un maduro Dennis Quaid (trabaja poco) y algunos secundarios de esas caras conocidas pero nombres que se pierden.
Es una historia clásica, el asesino está enmarcado en una historia que va develándose a medida que chorrea la sangre 8y chorrea mucha) y en este caso tiene que ver con los 4 jinetes del apocalipsis (de ahí el nombre).
Está muy bien construida, y en el trabajo de Quaid, se van notando las marcas de su foco en el trabajo descuidando a los hijos (la mujer falleció hace un par de años) lo que, hacia el final de la película se convertirá en una trampa para él mismo.
Es un relato sólido, no tiene golpes bajos, y es una de esas vistas que te invitan a competir por adivinar quién es el que está detrás de toda la locura. Cosa que yo, confieso, nunca logré.
Esta buena. Creo que viene al estreno comercial en breve. Es para verla. Ojo, no para esperarla con ansiedad, solo para verla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario