sábado, 17 de abril de 2010

Los fantasmas de Scrooge


Ok, ok, ok, todos saben ya, o lo intuyen que me gustan las películas para chicos. Que mi recomendación será siempre que, de no tener hijos, se consigan un sobrino o alquilen un ahijado para poder ir a verlas.
Bueno, no creo que sea el caso de Los Fantasmas de Scrooge.
Vimos cien? doscientas películas basadas supuestamente en "los cuentos de navidad" de Dickens? Yo recuerdo haber leído este libro a los 8 años. Fue en invierno, un invierno de mierda en el que se murió mi abuelo Juan en 1975. También murió Troilo ese año.
Recuerdo todavía las sensaciones de esa lectura, lo que me iba provocando cada página.
El primero, el segundo y el tercero de los espíritus me fueron visitando invariablemente en mi imaginación hasta que pude darle al libro la segunda buena lectura, ya de más grande, claro.
Años más tarde, el cine me llevó una y otra vez por esa misma historia, adaptada para Hollywood, con mayor o menor apego a las letras del gran Charles.
Los fantasmas de Scrooge no son una excepción. La rareza de esta película es que prescinde de los actores!!! Es tan buena la animación, que el dibujo o lo que sea que hace de Gary Oldman, es una réplica son los problemas de alcohol del buen Gary y seguro sin los problemas con el sindicato!
La historia prometía, nada menos que Zemeckis (si, el de Volver al futuro y Forrest Gump) y la historia de base.
Pero no hay nada más que los efectos, nada más que esos actores dibujados y sus voces, y una historia que se parece demasiado a un video juego o peor aún, a una atracción de un parque de Disney (me animaría a decir que se viene).
En fin, nada para recomendar, aunque seguro que romperá la taquilla, no es nada buena la película.
Me quedo con El Grinch.

No hay comentarios:

Publicar un comentario